logos-juntos2

El valor de la vida en el ámbito laboral

¿Qué es un Plan de Emergencia? ¿Qué diferencia tiene con un Plan de Autoprotección?

Antes de comenzar, aclaremos que es un Plan de Emergencia acudiendo a la definición contemplada en la NTP 361 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo: “El Plan de Emergencia es la planificación y organización humana para la utilización óptima de los medios técnicos previstos con la finalidad de reducir al mínimo las posibles consecuencias humanas y/o económicas que pudieran derivarse de la situación de emergencia”.

Inicialmente, este tipo de documento no era obligatorio en centros donde se venían desarrollando actividades, pero a finales de los años 70 fue publicándose progresivamente normativa donde se exigía su elaboración:

En 1979 se publican Órdenes para sectores como el turístico o el sanitario en las que se solicita explícitamente la elaboración de Planes y manuales que contengan la citada planificación y además la necesaria organización frente a emergencias y evacuación. Poco después, en 1982, se publica una Orden para el sector de espectáculos públicos y actividades recreativas.

Frente al desconocimiento existente sobre cómo elaborar este tipo de documento, en 1984 se publica la Orden de 29 de noviembre, cuya utilización es voluntaria, donde se detalla el contenido que debe contener un Plan de Emergencia.

Esta Orden, que se presenta con una estructura de 4 capítulos, se utilizará como referencia para edificios y centros hasta la publicación de la Norma Básica de Autoprotección (NBA) en 2007.

En 1995, se publica la Ley de Prevención 31/95, en cuyo artículo 20 se refiere a la obligación del empresario a analizar posibles situaciones de emergencia y a adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores. A partir de entonces, la elaboración de Planes de Emergencia pasa a ser de obligado cumplimiento.

A partir de 2007, los edificios y centros contenidos en el Catálogo del RD 393/07, tienen la obligación de tener un Plan de Autoprotección, por tanto, deja de ser válido el Plan de Emergencia de la Orden de 29 de noviembre de 1984 que hasta ahora se venía utilizando.

El Plan de Autoprotección que presenta la Norma Básica de Autoprotección (NBA), recoge el contenido recomendado de la Orden de 1984, y lo amplía a 9 capítulos y diversos anexos. Por otro lado, recoge la obligación de registrar el documento en la administración donde se ubique el centro.

Además, la Norma Básica de Autoprotección (NBA) ofrece a las comunidades autónomas la posibilidad de desarrollar y ampliar las obligaciones de los Planes de Autoprotección y, asimismo, desarrollar los procedimientos de control e inspección de los planes de autoprotección.

PLAN DE EMERGENCIA PLAN DE AUTOPROTECCIÓN
Obligación según Ley 31/95 Obligación según RD 393/07
Contenido recomendable según Orden de 29 de noviembre de 1984 Contenido obligatorio según RD 393/07
No necesita ser registrado Necesita ser registrado administrativamente
Se revisará cuando haya cambios en los medios técnicos/humanos, así como cuando se identifiquen nuevos riesgos Igual que los Planes de Emergencia, pero como máximo cada 3 años

Helí Nieto

Responsable del Área de Autoprotección de SMDos

Reuniones diarias de tajos

Indudablemente, la actitud sobre la prevención de riesgos laborales (PRL) en obra de todas las partes implicadas en el proceso de ejecución es muy importante, pero ante el vacío con que nos encontramos en el modo de organizar y planificar la disminución o anulación de los riesgos, en algunas obras, hemos planteado lo que hemos venido a llamar “reuniones diarias de tajo”.

En un principio, el diseño con el que hemos comenzado, ha implicado a los jefes de obra y a la Dirección Facultativa, pero cuando no ha sido posible, hemos conseguido que acudan encargados o recursos preventivos de las contratas y la Dirección Facultativa, e incluso, ante dificultades de tiempo/producción, las hemos aplazado a no diarias, pero en la inmensa mayoría de los casos, el resultado ha sido satisfactorio.

La experiencia en algunas obras nos ha demostrado que, si se cuenta con el respaldo de la Dirección Facultativa e incluso se cuenta con su presencia en dichas reuniones, se solventan muchos problemas que aparecen al estudiar los escenarios de trabajo y a la vez, se le da mucha más importancia por parte de las empresas y en definitiva, a nosotros nos permite realizar nuestro trabajo con mucha mayor eficacia y satisfacción laboral.

Por ello y basándonos en nuestra experiencia acumulada en SMDos para las obras paquetizadas, planteamos las “reuniones diarias de tajo” como una herramienta de gestión adicional de la Coordinación de Seguridad y Salud. Con estas reuniones se evita la tendencia natural de las empresas contratistas a trabajar de forma independiente y con poco o nulo diálogo entre ellas.

Normalmente, las reuniones que se mantienen con las contratas suelen ser por separado y con la Propiedad, para estudiar el avance de obra, las fechas e hitos. Aunque se tengan regularmente las reuniones de Coordinación de Seguridad y Salud (CSSFE), las planificaciones de avance y estado de obra, para los trabajos de los distintos oficios y con ello, las distintas contratas, no quedan específicamente integradas en ninguna reunión. Esto produce momentos y situaciones verdaderamente difíciles de gestionar, e incluso insostenibles, dado que, según van entrando en obra las diferentes empresas contratistas y sus respectivas subcontratas, es frecuente encontrar varios oficios trabajando en un mismo espacio (¡y todos se deben a un planing de fechas concretas!).

La importancia de dichas reuniones es planificar los tipos de trabajos y lugares en los que se realizarán, pudiendo con ello, minimizar los riesgos, racionalizar los tipos de protecciones que se observan necesarias e incluso, variar la planificación si se ve conveniente, ante riesgos que puedan superar las expectativas lógicas.

José Miguel González

Safety Manager de SMDos

Emergencia y Autoprotección en obras de construcción

autoprotección en obras de construcción

Actualmente, cada vez hay más conciencia de la necesidad de tener medidas preventivas frente a una emergencia en los inmuebles a los que accedemos de forma diaria. El riesgo de que ocurra una emergencia en un Centro Comercial o en un Edificio de Oficinas, por ejemplo, está presente en los dueños/gerentes de estos y se implanta y mantiene de forma periódica mediante la actualización de un Plan de Emergencia/ Autoprotección y simulacros obligatorios.

¿Pero ocurre lo mismo en las obras de construcción? La mayoría de la legislación de obras de construcción es específica e independiente al de los centros en explotación (oficinas, Centros Comerciales, etc). Por lo que hay que recurrir a la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales que es común para todos los empresarios, sean del carácter que sean:

Artículo 20: Medidas de emergencia

El empresario, teniendo en cuenta el tamaño y la actividad de la empresa, así como la posible presencia de personas ajenas a la misma, deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas y comprobando periódicamente, en su caso, su correcto funcionamiento. El citado personal deberá poseer la formación necesaria, ser suficiente en número y disponer del material adecuado, en función de las circunstancias antes señaladas.

Para la aplicación de las medidas adoptadas, el empresario deberá organizar las relaciones que sean necesarias con servicios externos a la empresa, en particular en materia de primeros auxilios, asistencia médica de urgencia, salvamento y lucha contra incendios, de forma que quede garantizada la rapidez y eficacia de las mismas.

De aquí se extrae la obligación del Contratista de implantar unas medidas de emergencia, o lo que se conoce comúnmente como Plan de Emergencia.

Dicho documento deberá recoger un contenido mínimo de:

- La situación más actual de la obra.
- Los riesgos presentes en ella que puedan desencadenar en una emergencia.
- Los medios humanos y técnicos disponibles para hacer frente a la emergencia y evacuar a las personas de forma segura y eficiente.
- La formación, comunicación y organización del personal nombrado como equipo de emergencia.
- Planos con las vías de evacuación actualizados.

Para que este sea efectivo, debe estar integrado en la propia actividad de la obra, por lo que se revisará y actualizará de forma periódica y cada vez que cambie o se incluyan nuevas fases de obra. Por otro lado, el personal estará formado e informado de estas actualizaciones del documento para que puedan actuar de forma eficaz en caso de emergencia; y de forma periódica, realizarán simulacros para evaluar y mejorar el proceso.

Así mismo, los medios técnicos serán revisados y comprobados para un correcto funcionamiento, tales como extintores, señalética, etc. Cuando nos encontramos con obras de construcción de gran envergadura, hay que prestar atención a la ocupación de esta o a su altura (o profundidad), ya que tal y como se indica en el RD 393/07 sobre la Norma Básica de Autoprotección, en el Anexo I, Catálogo de Actividades, 2. Actividades sin reglamentación sectorial específica, g. Otras actividades:

Aquellas otras actividades desarrolladas en centros, establecimientos, espacios, instalaciones o dependencias o medios análogos que reúnan alguna de las siguientes características:
Todos aquellos edificios que alberguen actividades comerciales, administrativas, de prestación de servicios, o de cualquier otro tipo, siempre que la altura de evacuación del edificio sea igual o superior a 28 m, o bien dispongan de una ocupación igual o superior a 2.000 personas. Instalaciones cerradas desmontables o de temporada con capacidad igual o superior a 2.500 personas. Instalaciones de camping con capacidad igual o superior a 2.000 personas

En caso de superar las 2000 personas de ocupación o tener más de 28 metros de altura de evacuación, será de aplicación este Real Decreto, el cual marcará el contenido del documento, la periodicidad de los simulacros y la obligación de registrarlo según la comunidad autónoma competente.

Conceptualmente, la gestión de emergencias es igual entre el Plan de Emergencia y el Plan de Autoprotección, ya que ambos documentos definen las emergencias, los medios para hacerles frente y la organización entre estos.

La realidad actual es que el contratista de la obra incluye su Plan de Emergencia en el Plan de Seguridad, de tal forma que queda como un capítulo más que tras ser aprobado por el Coordinador de Seguridad y Salud queda en el olvido.

Para que este documento esté vivo, se actualice, y se implante con sus correspondientes simulacros, se deberá extraer en forma de documento independiente y con suficiente entidad afín a su verdadera importancia. Así se tratará como documento independiente al Plan de Seguridad y Salud, revisándose y actualizándose cada vez que se modifiquen las vías de evacuación o se detecte un nuevo riesgo no contemplado.

Resumen
- El Plan de Emergencia debe ser revisado y actualizado con cada fase de obra y no quedar como un capítulo muerto del Plan de Seguridad y Salud.
- Se debe extraer del Plan de Seguridad como un documento independiente, funcional y actualizable.
- Se debe realizar como mínimo un simulacro al año, así como dar formación e información a los usuarios de la obra.
- Igualmente se debe revisar y modificar los medios técnicos presentes en la obra.

 

Autor :

Helí Nieto - Responsable de Autoprotección de SMDos

 

Norma:
- Ley de Prevención art.20: medidas mínimas a tomar por el empresario (Plan de Emergencia).
- RD 393/2007 Norma Básica de Autoprotección: marca un contenido específico y extenso para actividades de características concretas (Plan de Autoprotección).

La gestión documental, un concepto más allá del “paperless”

Cuando hablamos de Gestión Documental lo primero que se nos viene a la cabeza es un montón de documentos en pdf guardados en alguna parte de la empresa; sin embargo, el concepto de Gestión documental no es sólo la desaparición de papeles : éste va mucho más allá.

Digitalizar y automatizar los procesos documentales es una parte muy importante dentro del cambio al que se ven sometidas las empresas en la era de la digitalización, pero no se trata tan solo de superar este proceso mecánicamente. Eliminar el papel es una consecuencia de ese proceso, que además genera otros beneficios no menos importantes en materia de sostenibilidad medioambiental.

Un servicio de gestión documental apoyado con un equipo humano especializado, que realice una correcta gestión de los documentos, es la clave para ver cómo la productividad aumenta y se reduzcan los costes, se agilice la operativa y por tanto mejore la satisfacción del personal interno, clientes, proveedores, etc.

El trabajo no consiste sólo en el escaneo y posterior archivo de los documentos, esta labor puede afectar al resto de la Organización, sobre todo en departamentos como los de Prevención, Compras, etc.

Por ejemplo la homologación de proveedores es una tarea muy habitual en empresas de cierto volúmen y en la que el número de documentos digitalizados va creciendo, convirtiéndose por tanto en un proceso de gran importancia.  Cada vez son más las empresas que buscan alcanzar mayor rentabilidad, persiguiendo la productividad en este sentido y garantizando el cumplimiento de todas las normativas que se aplican en todo tipo de sectores (bancario, industriales, químico, farmacéutico, sanitario, logística, patrimonio, construcción, servicios….).

En la era del Big Data, donde la digitalización de los procesos documentales en las empresas es ya una realidad, se hace ahora necesaria una gestión segura de los documentos así como la velocidad de esa gestión, difícilmente alcanzable con recursos propios para muchas empresas.

Sin embargo no todas las compañías están preparadas en la actualidad para la transformación empresarial, (normalmente por falta de equipo o dificultad organizativa) para optimizar sus recursos.

Por ello es tan importante que esta actividad se “profesionalice” y así evitar que el personal propio y cualificado de las empresas ocupen gran parte de su tiempo en esta tarea “administrativa”, en lugar de dedicarlo a otras de mayor interés para la compañía, tareas a las que no pueden dedicar toda la atención que debieran, precisamente por ese tiempo “robado” en la gestión documental.

Muy probablemente la externalización de este servicio sin duda afectará muy directamente en la producción, mejorando el clima laboral y el bienestar de los trabajadores, amén de las garantías en los procesos que ofrece una empresa especializada en la materia.

Desde eGesdoc ponemos todo nuestro esfuerzo en ofrecer un servicio por y para profesionales atendido por técnicos especializados y en un entorno muy intuitivo para que el usuario interactúe en una plataforma de manejo sencillo, con soluciones concretas, adaptables y parametrizadas a las características y actividad de cada cliente y con las ventajas añadidas de inmediatez y facilidad en la implementación de nuestra solución, que además no conlleva costes adicionales en la adaptación al entorno informático de la empresa cliente.

En este sentido, nuestro servicio eGesdoc es la solución a los mencionados problemas de gestión para pequeñas, medianas y grandes empresas ofreciendo soluciones adaptadas a cada necesidad, evitando que las empresas malgasten el tiempo de su personal en esta ardua tarea y mejorando así los ratios de productividad a través de una Gestión Documental Eficiente.

Estamos seguros de poder ayudarle, no dude en contactar con nosotros en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ismael Aliaga
Responsable del Centro de Atención al Usuario de eGesdoc

SMDos / eGesdoc

SMDos / eGesdoc goza de gran prestigio por su especialización (Coordinación de Seguridad y Salud, Safety Management, Control de Accesos, etc.) y por sus servicios de gestión documental a través de eGesdoc.

 certificados nuevos

Descarge nuestra app:

Disponible en Google Play 

Datos de Contacto

C/ San Vicente 3
28220 Majadahonda (Madrid)

eGesdoc

Tlf:   +34 902 907 236
        +34 91 290 16 67

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

SMDos

Tlf. +34 902 102 495
      +34 916 391 503

Fax: +34 902 102 489

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

@2015 SMDos. SMDos es una marca registrada de Studios Medos Dos, S.L. Diseño web Azaelia. Protección de Datos. Aviso Legal. Todos los derechos reservados